17 de marzo de 2017

La apicultura, sus problemas y los polinizadores silvestres

Kasie Raymann, Zack Shaffer y Nancy A. Moran el 14 de marzo de 2017 en la revista PlosONE publicaron el artículo "Antibiotic exposure perturbs the gut microbiota and elevates mortality in honeybees", que podemos traducir como "la exposición a antibióticos perturba la flora intestinal y eleva la mortalidad de las abejas domésticas". Su resumen traducido queda así: "Los microbios intestinales juegan un papel crucial en la salud animal, y los cambios en la estructura de la comunidad microbiana del intestino pueden tener impactos perjudiciales en los huéspedes. Estudios en animales y humanos sugieren que los tratamientos antibióticos perturban enormemente la comunidad intestinal nativa, facilitando así la proliferación de patógenos. De hecho, las infecciones persistentes después del tratamiento antibiótico son un problema médico importante. En la apicultura, los antibióticos se utilizan con frecuencia para prevenir las infecciones bacterianas de las larvas de las abejas, pero su impacto en la disbiosis (desequilibrio en los microbios intestinales) inducida por los antibióticos en las abejas y en la susceptibilidad a la enfermedad no ha sido completamente dilucidado. Aquí, evaluamos los efectos de la exposición a los antibióticos en el tamaño y la composición de las comunidades de abejas domésticas. Se monitorizó la supervivencia de las abejas después del tratamiento con antibióticos para determinar si la disbiosis de la flora intestinal afecta a la salud de la abeja, y se realizaron experimentos para determinar si la exposición a los antibióticos aumenta la susceptibilidad a la infección por patógenos oportunistas. Nuestros resultados muestran que el tratamiento con antibióticos puede tener efectos persistentes tanto en el tamaño como en la composición del microbioma del intestino de la abeja. La exposición a antibióticos produjo una disminución de la supervivencia, tanto en la colmena como en experimentos de laboratorio en los que las abejas fueron expuestas a patógenos bacterianos oportunistas. En conjunto, estos resultados sugieren que la disbiosis resultante de la exposición a los antibióticos afecta a la salud de las abejas, en parte debido a que inducen una mayor susceptibilidad a patógenos oportunistas ubicuos. No sólo nuestros resultados ponen de relieve la importancia del microbioma intestinal en la salud de las abejas domésticas, sino que también proporcionan información sobre cómo el tratamiento con antibióticos afecta a las comunidades microbianas y a la salud del huésped". En la fotografía, una abeja doméstica (Apis mellifera) el 3 de abril de 2008.
Según los autores de dicho artículo, "existe una creciente evidencia de la importancia de los microbios intestinales en la salud animal. A diferencia de la mayoría del resto de insectos, las abejas poseen una importante comunidad microbiana, que se adquiere a través del contacto social, y varios resultados han sugerido que estos microbios juegan un papel importante en la salud de las abejas. Los antibióticos, que pueden perturbar gravemente las comunidades microbianas intestinales, se utilizan comúnmente en la apicultura en varios países. Sin embargo, se desconoce cómo el tratamiento con antibióticos afecta a las comunidades microbianas intestinales de las abejas. En este estudio se evaluaron los efectos del tratamiento con antibióticos sobre el tamaño y la composición del microbioma del intestino y sobre la salud de las abejas domésticas. Se encontró que la exposición a los antibióticos altera significativamente la estructura de la comunidad microbiana del intestino de las abejas y conduce a una disminución de la supervivencia de las abejas en la colmena, probablemente debido al aumento de la susceptibilidad a la infección por patógenos oportunistas".
En la Naturaleza existen polinizadores silvestres como los abejorros (Bombus spp.), las abejas silvestres, las mariposas, otros animales invertebrados y numerosas especies de vertebrados. Las abejas domésticas no solo son innecesarias en los ecosistemas, sino que suponen un riesgo para las especies silvestres. El 20 de febrero de 2014 en la revista Nature los autores M. A. Fürst, D. P. McMahon, J. L. Osborne, R. J. Paxton y M. J. F. Brown publicaron el artículo "Disease associations between honeybees and bumblebees as a threat to wild pollinators". En dicho artículo se concluye que "Las enfermedades infecciosas emergentes suponen un riesgo para el bienestar humano, tanto directa como indirectamente, al afectar al ganado y a la fauna, que proporcionan valiosos recursos y servicios a los ecosistemas, como la polinización de los cultivos. Las abejas domésticas sufren de una variedad de patógenos emergentes y exóticos de alto impacto, y el mantenimiento de sus colmenas requiere de una gestión activa por parte de los apicultores para controlarlos. Polinizadores silvestres como los abejorros están en declive global, en parte por los patógenos introducidos por la apicultura, como son el virus del ala deformada y el parásito exótico Nosema ceranae". En la fotografía superior, una abeja silvestre libando en una flor de Catananche caerulea el 3 de junio de 2016.
Vídeo de esa misma abeja silvestre.
Vídeo de unos abejorros libando en una flor de Cirsium eriophorum.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada