15 de marzo de 2016

La percepción de los daños que provocan los lobos es exagerada

El 14 de marzo de 2016 en la revista PlosOne publicaron el artículo "Conflict misleads large carnivores management and conservation: Brown Bears and Wolves in Spain", de los autores Alberto Fernández-Gil, Javier Naves, Andrés Ordiz, Mario Quevedo, Eloy Revilla y Miguel Delibes. El "Abstract" traducido al español dice lo siguiente: "Los grandes carnívoros que habitan en paisajes dominados por el hombre a menudo interactúan con las personas y sus propiedades, lo que lleva a escenarios de conflicto que pueden inducir a error en la gestión de los carnívoros y, en última instancia, ponen en peligro su conservación. En el noroeste de España, los osos pardos (Ursus arctos) están estrictamente protegidos, mientras que los lobos (Canis lupus) simpátricos están sujetos a control letal. Exploramos los componentes ecológicos, económicos y sociales de los escenarios de conflicto que involucran a los grandes carnívoros y los daños a las propiedades humanas. Se analizó la relación entre las quejas por depredación por osos y lobos en las colmenas y el ganado, respectivamente, y la abundancia del oso y el lobo, las cabezas de ganado, el número de lobos abatidos, la cantidad de las compensaciones pagadas, y la cobertura de los medios de comunicación. También se evaluó la eficiencia de la eliminación de lobos para reducir la depredación sobre el ganado. Los daños que soportaron las colmenas se correlacionaron positivamente con el número de osas con cachorros del año. Las quejas por depredación de lobo sobre el ganado no estuvieron relacionadas con las cabezas de ganado afectado; sin embargo, se correlacionaron positivamente con el número de ungulados silvestres capturados durante la temporada anterior, el número de manadas de lobos, y el número de lobos abatidos durante la temporada anterior. Las compensaciones por las quejas por daños provocados por el lobo fueron cinco veces superiores que las producidas por osos, pero la cobertura mediática de los daños de lobo fue treinta veces superior. La cobertura mediática de los daños de lobo no estuvo relacionada con los costes reales de los daños de lobo, pero la cantidad de noticias se correlacionó positivamente con el número de lobos abatidos. Sin embargo, la eliminación de lobos fue seguida por un aumento de los daños compensados. Nuestros resultados muestran que la eliminación de lobos no logró el objetivo de reducir los daños, y sugieren que las decisiones en su gestión están al menos parcialmente mediadas por la cobertura de la prensa". 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada