18 de enero de 2012

Lince europeo

En el libro publicado en 1993 Cinco Montañas Clásicas Asturianas: Naranjo, Torrecerredo, Peña Santa, Peña Santa De Enol y Peña Ubiña : Una Visión Personal, de Erik J. Pérez Lorente, guía de alta montaña y uno de los mejores conocedores de los Picos de Europa, puede leerse respecto de un lince encontrado muerto el 24 de septiembre de 1978 en una vía de escalada que sube por la cara sur de Peña Santa de Castilla (León): "Era de mediana envergadura, como un perro mediano, de piel amarilla con puntos negros, sin rabo, con finos bigotes y orejas puntiagudas..., aquellas orejas y el corto rabo fue lo que nos convenció de que era un lince." Esta es la cita más reciente a la vez que fidedigna de un lince en la Cordillera Cantábrica. Aparte está la observación de Anthony P. Clevenger de un lince ibérico en las estribaciones de los Ancares lucenses el 10 de septiembre de 1985, publicada con el título de Observación de un lince ibérico (Lynx pardina) en la provincia de Lugo, Norte de España en el volumen 14 de Doñana. Acta Vertebrata. Ahí se puede leer "Aproximadamente a 1,6 Km al sur del pueblo de Castillo de Doiras...observé a un lince a diez metros del coche, justo al salir de una curva. El animal se hallaba en el centro de la vía pública a corta distancia de un conejo (Oryctolagus cuniculus),...". Ayer escribí a Erik Pérez Lorente y hoy mismo me ha respondido. Hay dos datos que apuntan al lince europeo: la presa que buscaba y que hizo que se accidentase mortalmente y el peso estimado por alguien que estaba en condiciones de hacerlo correctamente. Recordemos que el peso máximo del lince europeo es de 29 kilogramos, mientras el lince ibérico solo llega a la mitad, a 14 kilogramos, según el volumen 1 del Handbook of the Mammals of the World, publicado en 2009. A continuación, la carta de Erik Pérez Lorente. Las fotos son de un lince europeo cautivo en el zoo de Cabárceno (Cantabria).

Estimado Juanma:

Tienes que comprender que al Lince (mi compañero y yo estábamos seguros de que era un Lince) lo vimos 5 minutos, lo observamos mejor, pues estaba muerto obviamente. Era al amanecer, en una vía que al principio va muy metida en una Canal, La Canal del Pájaro Negro. Serían las 7 AM o así. Mi recuerdo es muy vivido de dónde estaba, cómo estaba colocado y su forma, pero afinar tanto como para darte un peso…Yo he tenido muchos perros grandes, varios mastines y varios schnauzers grandes y medianos, y te diría que pesaba lo que pesaba una perra schnauzer mediana que tuve 12 años, y que pesaba unos 25 Kg. Lo que sí recuerdo es que tenía esos pelos característicos en las orejas. Pasó en el 78, imagínate, hace más de 34 años. ¡Yo tenia 18 años! Y mi amigo también, pero como amantes de la naturaleza, la escalada, nos gustaban los animales sin ser, ni mucho menos, expertos en fauna, y eso nos llevo a pensar, sin dudarlo ni un momento, que era un Lince. No te podría decir si Ibérico o Europeo. Lo he mirado en fotos cuando alguien me ha preguntado, y me parecía que era el más pequeño, pero...Me acuerdo que pensamos en llevárnoslo, incluso bajar con él y no hacer la vía, pero pudo mas la intención de hacer historial en aquella vía, la actitud deportiva que el interés faunístico. Craso error según lo miro hoy, pero cada tiempo tiene sus prioridades. No le hicimos fotos, porque mi amigo Genaro Sánchez dijo que no saldrían por la poca luz. De todas formas, pasé por allí más veces años después y no vi huesos u otros restos. No recuerdo mucho más. Lo que sí recuerdo fue la gran impresión que nos causó. Lo comentamos muchas veces con unos y con otros de la universidad, biólogos y naturalistas de campo aficionados y siempre nos decían que si no habría sido un gato montés, nosotros contestábamos que no, que claramente nos había parecido un lince. Pero poco más te puedo decir. Si recuerdo que tenía un hilillo de sangre en la comisura de la boca, y por eso nos imaginamos que había caído de las paredes laterales de la Canal y se había matado ¿Quién sabe? La sangre era reciente, como de hacía unas pocas horas, no un gran charco, solo un hilillo. Había escalado esa vía gente el día antes, los conocíamos, hablamos con ellos: no habían visto nada. Así fue la cosa. Si hubiera sido hoy, me habría bajado con él en la mochila, un rapel y a la oficina del Parque Nacional a entregar el cadáver, pero entonces estábamos más a hacer un curriculum deportivo (esa vía entonces era una de las mas difíciles de los Picos de Europa junto con la Oeste del Naranjo). Con el tiempo te das cuenta de lo que tiene importancia y prioridad, cuando eres un rapaz no tienes la misma perspectiva. Ya me dirás si te puedo aportar algo más. 

Un abrazo 

Erik Pérez Lorente

11 comentarios:

  1. Sin el menor ánimo de polemizar, sólo por "aclararme": como especialista y profesional que opinas de esa observación?

    El punto de la observación, en plena alta montaña cantábrica, es "creíble"?

    Muchas gracias por tu opinión.
    Saludos y gracias por el blog; es una labor mágnifica.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, antes de nada: no soy especialista ni profesional del tema (solo tienes que leer el perfil: soy agente forestal). El punto de observación no solo es creíble, sino que sería el hábitat adecuado para el lince europeo: persiguiendo rebecos cantábricos en los Picos de Europa. Al igual que sucede con los linces ibéricos y el conejo, la dependencia de los linces europeos de los corzos y los rebecos en Europa es tan intensa (cada ejemplar caza 50-70 de estos animales al año), que no cabe pensar en linces europeos en lugares sin altas densidades de corzos o grupos de rebecos. Gracias por lo que dices del blog.

    ResponderEliminar
  3. Hola Juan Manuel,
    al parecer la cita de Clevenger está desmentida por el propio autor. Se equivocó según le dijo directamente a una persona que estaba investigando citas de lince en el norte peninsular.
    Efrén García.

    ResponderEliminar
  4. Hola Efrén:

    Parece dicícil que alguien que no está muy seguro de su observación o que sea capaz de dudar de ella después, escriba lo publicado en la revista Doñana.Acta Vertebrata. Pero bueno, cosas más raras han pasado.

    ResponderEliminar
  5. Hola.
    ¿Se recoge en algún sitio el que Clevenger diga que se equivocó?. Es decir, ¿está contrastado el desmentido?.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Hola de nuevo.
    Yo he preguntado a alguien que conoce a Clevenguer y que me dice que lo del desmentido no es cierto. Es decir, que se ratifica en lo publicado en su día en la revista.

    ResponderEliminar
  7. ¿Qué os parece lo de este enlace?

    http://cazaypesca.superforo.net/t3539-linces

    Saludos y que no decaiga el tema, que se pone muy interesante

    ResponderEliminar
  8. He leído esos correos cruzados. Queda en la duda la persistencia del lince en la cordillera Cantábrica y en el caso de que sobreviviera, su identidad específica. Si hablan de conejos y perdices como presas, yo me inclinaría por linces ibéricos, sobre todo teniendo en cuenta que los pesos y medidas aumentan mucho tras pasar por el cerebro de un cazador o pescador. En mi trabajo tengo que hablar con cazadores y pescadores, y lo que he leído se parece mucho a mis conversaciones con ellos, en las que es prácticamente imposible distinguir lo real de la fantasía o la mentira.

    ResponderEliminar
  9. La verosimilitud del avistamiento en Peña Santa que tan valientemente reivindicas ha pegado un salto de gigante:

    https://docs.google.com/viewer?url=www.uniovi.es%2Fc%2Fdocument_library%2Fget_file%3Fuuid%3D1565544f-5ea6-4cf1-b972-1556d02f9c84%26groupId%3D10612

    Yo hasta me pongo tonto y sueño con que aún queda alguno de esos irreductibles linces rebecófagos...

    ResponderEliminar
  10. En este blog se pueden ver unas fotografías de los huesos de un lince europeo hallado en el Macio de Ubiña en el otoño de 2010: http://cuasacas.blogspot.com.es/2012/10/sima-c-3-los-cinchos-ubinas-el-ultimo.html

    ResponderEliminar